Un sentimiento que nunca abandona

Escrito por Carlos Escudero

“Van pasado los años, jugadores, también dirigentes, pero lo que no pasa, es la gente que te alienta siempre” reza un cántico popular entre varios graderíos. Puede que parezca una simple frase, pero a mí me viene a la cabeza cada vez cada vez que se acerca el verano. Cada vez que termina la temporada llega el baile en todos los estamentos, y más cuando hablamos de un deporte tan pobre económicamente como es el fútbol sala.

Jugadores que por mucho que dejen una huella enorme y por poco que quieras dejarles marchar dicen adiós. Dirigentes que llegan, cumplen y se van. Incluso entrenadores que deciden seguir creciendo bajo el seno de otro club. Y es normal, no puedes reprochar nada. Sólo puedes darles las gracias por lo que han hecho por tu equipo e intentar consolarte con que se trata de un hasta luego y no un adiós. Son profesionales todos ellos y son libres de decidir donde continuar su carrera y de pensar sólo en ellos y en su futuro.

Pero no es el fin del mundo. En absoluto llega el punto final a un club porque se marche gente que ha sido clave en tu crecimiento. Es parte de la vida que escogimos formar parte y un club debe saber sobrevivir a estas cosas, y más cuando se mueve sobre el fino hilo del umbral de la pobreza económica-deportiva. Los que siguen pondrán la primera piedra del siguiente ejercicio y tras ella comenzará a llegar gente para rellenar los huecos que dejaron otros. Y seguramente en unos años el equipo volverá a sufrir cambios bruscos a los que deberá sobrevivir.

Hércules San Vicente vs Naturpellet Segovia [Playoffs de Ascenso - Partido 2 de Semifinales]

Hércules San Vicente vs Naturpellet Segovia [Playoffs de Ascenso – Partido 2 de Semifinales]

Y perdurará. El escudo, los colores y el sentimiento que lo definen es superior a cualquier persona que forma parte del mismo. Y nunca te abandonará. Llegará septiembre y volverás a derramar lágrimas de alegría y de tristeza. Volverás a cabrearte porque caiga derrotado. Volverás a saltar celebrando una nueva victoria. Volverás a quedarte afónico después de cada partido. ¿Por qué? Porque el sentimiento lo llevas grabado a fuego en el corazón y por ello también eres superior a cualquier época de cambios bruscos.

Está claro que cualquier club en proceso de crecimiento tiene aspiraciones de ser un grande en un futuro. Piensen entonces en esos clubes grandes. ¿Cuánta gente, a cualquier nivel de estamentos, ha pasado por ellos? ¿Cuántas épocas convulsas han vivido y más en sus inicios? Sin embargo el equipo sobrevivió, se levantó después de caer y continuó labrándose su historia. Y no sólo eso, sino que seguramente existan muchos aficionados que recuerdan con orgullo aquellas épocas de tanto cambio dándose golpes en el pecho murmurando: “yo ya estaba entonces, seguí estando a pesar de cambios que me dolieron y los seguiré queriendo pasen los años que pasen”.

El escudo, los colores y el sentimiento antes citados y la gente enamorada de los mismos nunca cambian, nunca abandonan. Es algo que la historia del deporte (y sobre todo del fútbol sala) demuestra todos los años entre mayo y septiembre.

“No te fallaré y de nuevo te vengo a ver. Si vas ganando, si vas perdiendo… es un sentimiento, no trates de entenderlo”

en Otros, Primer Equipo

Deja un comentario

Zurich
No volver a mostrar

Facilidades para abonados y seguidores de HSV
Me interesa